8 de diciembre de 2007

Diario Póstumo de una Muñeca - Poem 6

exploro
durante las ausencias
las hojas verdes
que a tu paso dejas

observo desolado
el pálido reflejo
que me ofrecen

los bosques nocturnos
saben lo que digo:
mi boca es la caja
de tus labios dormidos



4 comentarios:

Otrora dijo...

A veces, sólo a veces no es necesario decir nada, sólo es necesario observar para comprender. ¿Por qué en ocasiones se le da más importancia a las palabras que a los hechos, cuando todo el mundo sabe que las palabras se las lleva el viento.

Claire dijo...

Retrato del desenamorado, del amor convertido en la perfecta obsesión. Como todo amor. Lo mejor, esa alucinante imagen del final: mi boca es la caja de tus labios dormidos.

Anónimo dijo...

No había reparado en esta joya... Mi boca es la caja de tus labios dormidos. Hmmm, suena muy bien.

Gertrude dijo...

Mis labios dormidos están a la espera, en las sombras del mismo bosque. Nunca el pálido reflejo confundiré con el verdadero recuerdo.

 
Clicky Web Analytics