7 de enero de 2008

Diario Póstumo de una Muñeca - Poem 65

los ojos
que miran a hurtadillas
los corazones atrapados
entre brotes de huesos
las almas confinadas
en campos de lirios abiertos

se hacen cosquillas secretas
adivinan los besos

invisibles besos

nadie y nunca
podrá decir
que no hayan vivido

allá
en remoto
horizonte



8 comentarios:

Anónimo dijo...

Quizá ya lo conozcas, pero algunas veces merece la pena recuperar cosas como éstas: al hilo de “Pero nadie y nunca podrá decir que no hayan vivido. Allá, a lo lejos.”...

Konstantino Kavafis - Itaca

Cuando emprendas el viaje hacia Itaca
ruega que sea largo el camino,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
A los Lestrigones, a los Cíclopes
o al fiero Poseidón, nunca temas.
No encontrarás trabas en el camino
si se mantiene elevado tu pensamiento y es exquisita
la emoción que toca el espíritu y el cuerpo.
Ni a los Lestrigones, ni a los Cíclopes,
ni al feroz Poseidón has de encontrar,
si no los llevas dentro del corazón,
si no los pone ante ti tu corazón.

Ruega que sea largo el camino.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que - ¡con qué placer! ¡con qué alegría! -
entres en puertos nunca antes vistos.
Detente en los mercados fenicios
para comprar finas mercancías
madreperla y coral, ámbar y ébano,
y voluptuosos perfumes de todo tipo,
tantos perfumes voluptuosos como puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
para que aprendas y aprendas de los sabios.
Siempre en la mente has de tener a Itaca.
Llegar allá es tu destino.
Pero no apresures el viaje.
Es mejor que dure muchos años
y que ya viejo llegues a la isla,
rico de todo lo que hayas guardado en el camino
sin esperar que Itaca te de riquezas.
Itaca te ha dado el bello viaje.
Sin ella no habrías aprendido el camino.
No tiene otra cosa que darte ya.
Y si la encuentras pobre, Itaca no te ha engañado
sabio como te has vuelto con tantas experiencias,
habrás comprendido lo que significan las Itacas.

Anónimo dijo...

Amor a hurtadillas, secretos compartidos que nunca verán rayos de sol, amores hervidos en las cocinas de mentes solitarias, lúcidas. Amor que brota como flor que nunca se marchita. Hermoso amor escondido.

MartinAngelair dijo...

Estas sí que son recetas mágicas...las de los cocineros que te acompañan en esta aventura inesperada.
Afortunado... y afortunados...

Anónimo dijo...

...besos invisibles... invisibles besos...

Anónimo dijo...

tú sí que haces cosquillas. un mundo aparte. ok. más!

Anónimo dijo...

dime qué se hace, qué se puede hacer, cuando sentir se convierte en un temblor permanente del alma...

Otrora dijo...

Simplemente precioso!

Tan leve... dijo...

"las almas confinadas en campos de lirios abiertos,
se hacen cosquillas secretas"


¡¡GENIAL!!

 
Clicky Web Analytics