22 de marzo de 2008

Ojos de Marzo

Albert Buendía - Setas de Marzo

Albert Buendía > 'Setas de Marzo' (2008)










por algo los ojos
son ciegos
y no se ven a sí mismos
ni adentro
sólo lo distinto
lo que nunca
será desentrañado

para qué unos ojos
que no saben
que no se recitan
a sí mismos
extraños de su noche
para qué un alma
sin materia
una cárcel dibujada

alma sin piel sin llama
misterio del aire
que alimenta
a los espíritus
reos todavía
de su cuerpo

por algo te veo
sombra de luciérnaga
con tu sombrero
señora de mi tierra
diminuta y dulce
mi princesa

ojos de marzo
demolidos
clausurados
tú mi espejo

(Piel de la Lluvia - Poem 27)



44 comentarios:

caramelo dijo...

sencillamente bello

Clarice Baricco dijo...

Me quedo callada, ¿qué puedo decir cuando el corazón late al leer tus letras? Sólo sentir. Sólo leerte.

Abrazos soleados.

TOROSALVAJE dijo...

Este poema me parece una exquisitez, hay que leerlo poco a poco, intuírlo e incluso imaginarlo, espléndido poema.

Un saludo.

KATHO dijo...

Hola gracias por visitar mi blog,

¿ puedo preguntar como lo encontraste? bueno tambien decirte que me ha encantado todo lo que pude leer. saludos desde la fria Santander.
Katho.

Selma dijo...

Precioso conjunto, el poema y la foto ambos de Marzo, ambos de Amigos...

Un beso Camille.

PIZARR dijo...

Precioso poema Camille, como te dice Toro para leerlo lentamente y tras saborearlo y pensarlo... volver de nuevo lentamente a leerlo.

Por tí he descubierto a Albert Buendia, me encantan sus fotos y sus pinturas. Gracias por llevarme a su morada.

SALUDOS MUY FRESQUITOS

Fani dijo...

Da igual con quien te cases, sea Albert o Mágico. Tus palabras se desposan bien con todos ellos. No es para leer, me parece, es para deletrear. Hermoso!

Claire dijo...

Sentimiento sin igual. Tu eres el espejo. La seta del señor Buendía... deliciosa en sus colores difuminados. Enhorabuena por la mixtura.

Flor dijo...

SEDA

Capítulo 14

Al hombre más inexpugnable del Japón, al amo de todo lo que el mundo conseguía arrancar de aquella isla, Hervé Joncour intentó explicarle quién era. Lo hizo en su lengua, hablando lentamente, sin saber con precisión si Hara Kei era capaz de entenderlo. Instintivamente renunció a cualquier clase de prudencia, refiriendo simplemente, sin invenciones y sin omisiones, todo aquello que era cierto. Exponía uno tras otro pequeños detalles y cruciales acontecimientos con la misma voz y con gestos apenas esbozados, imitando el hipnótico discurrir, melancólico y neutral, de un catálogo de objetos salvados de un incendio. Hara Kei escuchaba, sin que la sombra de un gesto descompusiera los rasgos de su rostro. Mantenía los ojos fijos en los labios de Hervé Joncour como si fueran las últimas líneas de una carta de despedida. En la habitación todo estaba tan silencioso e inmóvil que pareció un hecho desmesurado lo que acaeció inesperadamente, y que sin embargo no fue nada.
De pronto,
sin moverse lo más mínimo,
aquella muchacha
abrió los ojos.
Hervé Joncour no dejó de hablar, pero bajó la mirada instintivamente hacia ella y lo que vio, sin dejar de hablar, fue que aquellos ojos no tenían sesgo oriental, y que se hallaban dirigidos, con una intensidad desconcertante, hacia él: como si desde el inicio no hubieran hecho otra cosa, por debajo de los párpados. Hervé Joncour dirigió la mirada a otra parte con toda la naturalidad de que fue capaz, intentando continuar su relato sin que nada en su voz pareciera diferente. Se interrumpió solo cuando sus ojos repararon en la taza de té posada en el suelo frente a él. La cogió con una mano, la llevó hasta los labios y bebió lentamente. Reemprendió su relato, mientras la posaba de nuevo frente a sí.


Alessandro Baricco


Hace tres años... casi cuatro.

Alejandra dijo...

¡Qué lindo!!

Rosario ( calor de julio ) dijo...

El poeta ve mas allá con los ojos de la inspiración ¡ dulce tu marzo !
con ojos de primavera.Un abrazo poeta

Julio Cesar Carranza dijo...

Se dibujan unos ojos que aun no han aprendido a aprehender el mundo de las realidades que tu alma parece entender a la perfección. Excelente poema, Camille.

LaClau dijo...

Camille, es una ironía de la vida que la mejor manera de vernos sea muchas veces a través de las miradas de los otros. Por ello, cuando esos ojos no reflejan nuestra imagen aparece la angustia, pues hemos dejado de existir para ese espejo de nuestro corazón.

La foto, sin palabras....

Un beso desde México.

LaClau dijo...

Acaba de pasarme algo extraño, escribí y no se publicó mi comentario. Trataré de reescribirlo.

Decía, Camille, que es una irnonía de la vida que el mejor espejo para vernos sean los ojos de los otros y que por ello es tan triste cuando esos espejos de nuestro corazón dejan de reflejar nuestra imagen.

La foto me encantó.... es como un sueño.

Besos desde la Ciudad de México.

Pau Llanes dijo...

ummm... bonito poema... es que me encanta la "micología poética"... saludos... Pau

BETTINA PERRONI dijo...

Ojos que ven más allá de lo que alguien visiblemente pudiera descifrar... sin esa magia, como se podría adivinar su mirada?.

Muy bonito, feliz inicio de semana :)

Azul dijo...

Después de estas mini vacaciones, tenía ganas de volver a visitarte Camille.

Otrora dijo...

Lo que ven y no ven los ojos lo interpreta el alma. El alma que puede dejarnos ver o no lo que los ojos nos revelan. Espléndido poema.

irene dijo...

Creo que los ojos ven desde dentro, desde el ánimo, desde el alma, dependiendo del estado anímico.
Bello poema.
Un abrazo.

Hiperión dijo...

Ojos que no ven. Pero corazón desde luego que siente. Espejo tú eres, sin duda. De mí y de tantos como yo. Hermosa cárcel dibujada y escrita.

Vladimir dijo...

La tristeza que se supera a sí misma es el inicio de cualquier alegría. Me gustan especialmente los 4 últimos versos. La foto es igual de sublime. No tienes más ángeles ? :)

mi despertar dijo...

Hermoso poema un canto a la vida y al amor
saludos te espero siempre en mi casa estaré en la tuya

Liliana dijo...

Gracias a g. descubrí tu blog. Tengo para leer y ver (las imágenes, las listas de tus imprescindibles, los poemas...)
Volveré a comentarte.
Un saludo desde Buenos Aires.

Flor dijo...

Quizás tengas razón y la magia nos bendice cuando alguien es capaz de ver por ti. La confianza plena y reparadora para almas demolidas y clausuradas.

El amor puede que sea eso, el escalón más cercano...Pero no el último, me temo.

Un beso

Javier dijo...

ojos que no ven pero muestran una clarividencia hermosa y no es otra cosa que sentir el alma.

un gran trabajo Camille.

besos!!!

Arcángel Mirón dijo...

Ya me parecía que ese tipo de foto me resultaba familiar. El gran Albert.

Un abrazo.

mArXelLa dijo...

me has llevado entre palabras sencillas y claras, con imágenes que los ojos no ven pero que el corazón siente...y que decir de lo que miran los míos en esa foto..uffa dice tanto. Maravillosa combinación para iniciar la semana. Un beso!

PIZARR dijo...

Camille, por casualidad acabo de ver tu comentario en mi entrada antigua sobre Rilke. Debe de haber una forma de enterarme de que alguien me escribe comentarios en las entradas antiguas, porque de lo contrario no me entero.

Ayer me enteré de la herramienta para saber cuando mis blogs visitados tienen nueva entrada, con eso te digo todo de lo verde que ando en este mundo bloguero.

Sus cartas son de lo mejor que se ha publicado para mi gusto porque son reales, no como los poemas que pueden o no reflejar el interior de quien los escribe.

UN BESO

satira dijo...

la verdad esque se me fueron los ojos creo que entre a un espacio lleno de voces donde se escuchan mas fuertes estos versos que los ruidos de la calle o del movimiento de las cosas , me encanto.


saty : )

Daniela dijo...

Camille...si son ciegos, son reflejos del alma, para qué esto suceda el corazón tiene que sentir, mucho amor y del bueno.
Un beso.

MAR dijo...

MUY LINDO!!!
Besos en Marzo para ti.
mar

Gisela dijo...

Pequeñas amapolas, llamitas infernales,
¿es que daño no hacéis?

Se apagan y reviven. No puedo tocarlas.
En su fuego pongo las manos. Nada se incendia.

Contemplarlas me consume
Llameando así, su rojo ajado y brillante como piel
de alguna boca.

Una boca recién ensangrentada
pequeñas faldas sangrientas!

Hay efluvios que no puedo asir.
¿ Dónde están tus opios, tus asquerosas cápsulas?

¡Si pudiera desangrarme y dormir! -
¡ Si pudiera mi boca unir a una herida así!

Oh, vuestros líquidos rezuman en mí, cápsula de vidrio
Apagándose y aquietándose.

Mas, sin color, sin color. Descoloridamente.

Un regalo de S. Plath. :)

Dedalus dijo...

No veo que tristeza y alegría estén tan separados, ni aquí ni fuera de esta casa. Soy menos bicho raro desde que "leo" a los demás.

El Príncipe Anarquista dijo...

El Príncipe Anarquista dice: Me he quedado realmente impresionado. Y la seta es majestuosa como la princesa del sombrero. saludos.

Polvorilla dijo...

Gracias por este poema que nos conduce directamente a lo más etéreo y sutil.

Un abrazo.

Críptica dijo...

Gracias por dejarme ver tu primavera a través de los tuyos, ojos de marzo. Un besito Camille.

GABRIELA dijo...

por eso mis ojos...te buscan.
bellísimo esto...
besos!!!

MaleNa . la porteña dijo...

Maravilloso, tus letras me conmueven tanto, tanto.

Merci.


MaLena.

Dédalus dijo...

Se me acaba de revelar una auténtica poetisa. A veces, donde menos te lo esperas, encuentras una delicia. Como esta Piel de Lluvia tuya, Camille.

un beso.

D dijo...

U The Glass Of My Eyes

nomesploraria dijo...

Soy tan impresentable que por poco se me pasa. Gracias por usar mi imagen y acompañarlas de tan bellas palabras.
Como ojos de marzo demolidos y clausurados.

Gracias de todo corazón

Albert

Mar dijo...

He tardado en llegar... pero me regocija cuando sucede precisamente esto que me está sucediendo al leerte.

Quedar con el aire suspendido.

No habré de comentar todavía. Se merecen relecturas tus letras y no diré nada sólo por comentar.

(Me llevo el enlace ,y un apenas,al fin he llegado aquí)

Un beso

lluvia de estrellas dijo...

Preciosas letras las tuyas. Felicidades una vez mas.

DianNa_ dijo...

Pero que bien escribes!!

Besos niño^^

 
Clicky Web Analytics